Bianchi 50 años evolucionando en la moda

Estamos próximos a cumplir 50 años y tenemos miles de recuerdos de la marca que todas las generaciones tienen en su memoria y en el corazón.

Don David, fundador de BIANCHI, desde pequeño comenzó con un interés por la moda, pues a sus cinco años trabajaba con un tío en unos telares en el municipio de La Estrella. En su juventud, luego de trabajar algunos años como mensajero, decidió montar su propio emprendimiento.

Comenzó con una marca infantil y luego migró a los jeans, ganando un gran reconocimiento por sus hormas, incluso llegó a producir para otros como el Éxito.

En 1974, el fundador comenzó con la marca Bianchi. Comenzó siendo una marca masculina y femenina y su reconocimiento lo logró con el uso del denim, una tela elaborada en tejido en algodón orgánico de color azul que permitía crear jeans y prendas muy cómodas.

La marca comenzó a tomar fuerza en el Centro de Medellín, donde el mercado de la moda empezaba a ganar mucha importancia. Al pasar el tiempo, la visión del negocio fue cambiando, haciendo de Bianchi una marca 100% femenina.

Ha sido un camino lleno de alegrías, y a su vez de aprendizajes y cambios, una serie de sucesos en el mercado fueron generando transformaciones al interior de la empresa. Hoy Bianchi es una marca orientada más al universo casual, a mujeres que les gusta la moda para ir al trabajo, pero también para disfrutar de otros espacios sociales. Es así como pasamos a ser un 70% casual y 30% jeanswear.

Durante estos 50 años, el país ha enfrentado momentos de crisis económicas que han trascendido al sector de la moda. En los años 90, con la apertura económica pudieron entrar marcas de ropa importada y fast fashion, todo el mercado tuvo que repensarse y Bianchi logró adaptarse, ofreciendo un producto actual sin perder competitividad en precio.

En los últimos tiempos, la pandemia por el Covid-19 fue un suceso global que hizo a Bianchi replantearse sobre cómo continuar ofreciendo a las mujeres moda que se acomode a su estilo de vida y transformando la empresa a un mercado más digital. Además, las materias primas y los insumos se encarecieron de forma descontrolada, desafío que hicieron que la marca diera un vuelco al slow fashion, para llegar a las nuevas generaciones que le apuestan más a la moda sostenible.

Si se preguntan a quién va enfocado Bianchi, hoy está más claro que nunca: a una mujer que trabaja, seguidora de la moda, que quiere crecer y evolucionar, femenina, delicada, que le da un valor importante a la familia, a las cosas que la llevan a ser mejor persona y que nutren su vida.

Hoy este recorrido de 50 años, enorgullece a la familia fundadora, a sus 50 empleados, a todas las personas que fabrican sus prendas en talleres satélite y todas las mujeres que compran las prendas Bianchi. Siguen grandes retos y oportunidades no solo en Colombia sino en mercados internacionales, porque la apuesta es llevar la #ModaBianchi al mundo.